Google+ Followers

Seguidores

Translate

PRINCIPAL

NOTA INFORMATIVA

Quizás también le interese:

Solo puedes acceder,abrir enlace ,en una pestaña nueva sobre el icono.
disculpen las molestias.
Webmaster.

sábado, 12 de abril de 2014

Entendiendo el yin y yang de los alimentos


Aprender a identificar sus características puede ayudar a elegir comidas que apoyen mejor la disposición genética, constitución física actual, y estilo de vida



Si usted tiene deseo de alimentos dulces o salados puede tener un desequilibrio


Si usted tiene deseo de alimentos dulces o salados puede tener un desequilibrio de yin o yang. Para equilibrarse a sí mismo, trate de comer alimentos que se encuentren en el medio, tales como verduras, fríjoles y granos enteros. (Diana Benedetti / La Gran Época)


La antigua filosofía china del yin y el yang nos puede parecer oscura y difícil de entender a muchos occidentales, sin embargo, cuando entendemos algunos fundamentos sobre la naturaleza yin y yang de los alimentos, podemos darle un uso práctico, por ejemplo en la pérdida de peso y la reducción de antojos.

Les contaré la historia de Doreen (no es su nombre real), quien hace unos años era una de mis clientas habituales. Una vez, después de mi regreso de unas vacaciones de tres semanas, vino a verme diciendo que se sentía hinchada y que estaba experimentando dificultad para concentrarse en su trabajo.

Evidentemente, su cuerpo estaba muy hinchado alrededor del abdomen. Le pregunté qué había estado haciendo, y ella me dijo de inmediato que estaba tratando de bajar de peso. Estaba yendo a un gimnasio, tomando clases de yoga, y se había puesto hacer una dieta para disminuir peso. A pesar de estos esfuerzos, encontró que su ropa de yoga estaba más apretada en la cintura.

Le pregunté a Doreen qué tipo de alimentos estaba comiendo. "Oh, alimentos muy saludables", respondió ella.

Para obtener una respuesta más precisa le pregunté a Doreen qué había comido en la cena, el almuerzo y el desayuno del día anterior, y me dijo que principalmente frutas, como sandías, piñas, mangos, manzanas y uvas, así como una gran cantidad de ensaladas.

De acuerdo con la filosofía del yin-yang, los alimentos crudos y fríos son de tipo yin. La naturaleza de la energía yin es relajante pero también expansiva, lo que era evidente en su gran barriga. Otro síntoma de la condición yin, es la incapacidad para concentrarse.

Le dije a Doreen que si ella realmente quería dejar de sentirse hinchada y perder peso alrededor de su cintura, debía parar inmediatamente de comer alimentos crudos.

Para ayudarle a normalizar su estado yin, le recomendé que comer alimentos yang, tales como varios tipos de granos enteros, vegetales marinos, miso, sal marina, y hortalizas con raíces, y que cocinara sus alimentos. Esta dieta funcionó. Una vez que encontró el equilibrio adecuado entre los alimentos yin y yang, la hinchazón desapareció y se sintió mucho mejor.

La siguiente descripción te puede ayudar a entender las cualidades yin y yang de los alimentos.

Cualidades Yin
Expande
Agranda
Enfría/refrigera
Humedece
Purifica/Debilita
Aleja del centro (ecuador)

Textura y forma:
Largo
Liviano y suave
Menos denso/estructura suelta

Crecimiento de las Plantas:
Hacia arriba
Por encima del suelo
Rápido crecimiento
Prospera en climas cálidos

Sabor y nutrientes:

Dulce/amargo
Graso
Alto en potasio
Bajo en sodio

Colores:
Verdes y blancos

Estación y tipo de cocción:

Invierno

Alimentos crudos

Hervido/al vapor/escaldado

Cualidades Yang

Contracción
Compacto o pequeño
Caliente/calentador
Seco
Fortificante/endurece
Más cerca del centro (ecuador)

Textura y forma:
Redondo
Obscuro y duro
Más denso/estructura apretada

Crecimiento de las plantas:
Hacia abajo
Bajo tierra
Crecimiento lento
Prospera en climas fríos

Sabor y nutrientes:
Salado/amargo
Sin grasa
Bajo en potasio
Alto en sodio

Colores:
Rojos y naranjas

Estación y formas de cocción:
Verano
Alimentos cocinados
Guisar/hornear/freír/asar

Aprender a identificar las características yin y yang de los alimentos que consumes, te puede ayudar a elegir comidas que apoyen mejor tu disposición genética, constitución física actual, y estilo de vida. Esto incluye el lugar en donde vives. Por ejemplo, si vives en una región con temperaturas frías, lo mejor es consumir poco aceite de coco, que es más adecuado para los trópicos o climas más cálidos.

Para determinar si un alimento es más yin o más yang, hay cuatro factores importantes a considerar:

• Dónde crece: ¿Crece cerca del ecuador o en un clima frío?
• Cómo crece: ¿Crece rápido o despacio? ¿En qué dirección crece?
• El sodio y el potasio contenido: ¿Cuánto sodio tiene en comparación con la cantidad de potasio?
• Calentamiento y enfriamiento: ¿Qué efecto tiene en el cuerpo? ¿Calienta o enfría el cuerpo?

Los alimentos Yin tienen un efecto de enfriamiento. Son más grandes, tienen más potasio y crecen hacia arriba, lejos de la tierra. Los alimentos Yang tienen un efecto de calentamiento, son más compactos y más pequeños, tienen más sodio, y crecen debajo de la tierra.

Es importante recordar que las necesidades y los requerimientos dietéticos de diferentes personas que viven en diferentes partes del mundo son diferentes en función del clima. Así que según donde vivas, considera comer los alimentos que consumían las sociedades y comunidades tradicionales que vivían allí.

Además, siempre que sea posible, elije alimentos saludables, no irradiados, que no sean modificados genéticamente o estén contaminados con productos químicos o pesticidas. Compra alimentos cultivados localmente, en lo posible orgánicos y que estén en cosecha, para maximizar su nutrición.

Cómo balancear

De acuerdo con la antigua filosofía Taoísta, la buena salud es un estado en el que las fuerzas opuestas e interconectadas de yin y yang, están equilibradas en el cuerpo. Así pues, si eres naturalmente más yin, debes comer más alimentos yang, y cuando te vuelvas más yang, puedes comer más alimentos yin.

La mayoría de la gente necesita comer tanto alimentos yin como yang para lograr el equilibrio. Cuando tus energías yin y yang estén en equilibrio, te sentirás tranquilo y tu estado de ánimo no fluctuará de arriba hacia abajo como un yo-yo.

Si eres como Doreen, comiendo muchas frutas y ensaladas de hojas verdes, que son todos alimentos que crecen sobre o lejos de la tierra, puedes llegar a volverte yin, frío, desenfocado y tener dificultad para completar tareas. Para ayudarte a recuperar el equilibrio, simplemente come más verduras de raíz, granos enteros, pescados y menos ensaladas frías, azúcar y frutas.

Si comes demasiados alimentos yang, puedes sentirte tenso, estresado, excesivamente enfocado, e incapaz de relajarte. Para corregir este desequilibrio, es mejor comer alimentos que incluyan granos enteros, verduras y frutas cultivadas localmente.

Asimismo, es importante hacer coincidir los diferentes métodos de cocción con las distintas estaciones. Has cocciones más livianas en verano, y en los días más cálidos, has horneados y al vapor. En invierno, guisos con vegetales de raíz, para los días más fríos.

Durante el verano, o si vives cerca del ecuador, está bien comer frutas tropicales como sandías y cocos, que son más yin. Si vives en el trópico, comer demasiada carne y otros alimentos yang pueden hacerte sentir contraído y tenso. Sin embargo, para aquellos que viven en climas fríos, comer principalmente alimentos yang como carnes, les ayuda a mantener el cuerpo caliente.

Comprender las energías yin y yang de los alimentos te ayudará a entender cómo usar los alimentos como medicina natural. Sabrás que cuando tienes la garganta o las glándulas inflamadas, las cuales generalmente indican una condición yin, es mejor tomar una sopa de miso caliente (yang), que tomar un jugo tropical frío o comer fruta.

Una dieta equilibrada elimina los antojos

Los productos químicos, el alcohol y el azúcar están en el extremo yin del espectro. La sal, huevos y carnes rojas están en el extremo yang. Los granos enteros, varios tipos de verduras, frutos secos y pescado de carne blanca se encuentran en el centro. Cuando tenemos un antojo, por lo general es por alimentos que se encuentran en ambos extremos del espectro, por ejemplo chocolates o bocadillos salados (snaks).

Los antojos son una forma en que el cuerpo habla. Es la forma natural del cuerpo de buscar el equilibrio. Si comes más alimentos que están en un extremo del espectro, se te antojarán alimentos del otro extremo. Por ejemplo, si comes una gran cantidad de alimentos yang salados, tu cuerpo va a sentir el antojo por dulces y azúcar para equilibrarse.

Las comidas tradicionales generalmente tienen un buen equilibrio yin-yang. Por ejemplo, las carnes (yang) se sirven tradicionalmente con vino (yin), y los fritos (yang) se sirven con un delicado plato de rábano blanco rallado (yin). Así que la próxima vez que comas algo extremadamente yang, recuerda que debes equilibrar con algo yin.

Lo mejor es comer alimentos situados en el centro del espectro. Si es posible, hay que evitar o reducir el consumo de azúcares y utilizar la sal con moderación. La clave está en la moderación y la elección de los alimentos que mantienen el equilibrio.

Cuidar de nosotros mismos

La mayoría de nosotros trabaja y estudia intensamente y es fácil descuidarnos a nosotros mismos.

A menudo no nos damos tiempo suficiente para relajarnos, comer saludable, y hacemos cosas que realmente nos recargan. Cuanto más vivimos un estilo de vida desequilibrado, más difícil es recuperar el centro.

Afortunadamente, el cuerpo humano puede sobreponerse y recuperarse del estrés y de las situaciones difíciles de la vida. Elegir comer alimentos que ayudan a restaurar nuestra salud y vitalidad, puede favorecer grandemente la recuperación, mejorar nuestro estilo de vida y traer equilibrio en todos los aspectos.

La Dra. Margaret Trey tiene un doctorado en consejería de la Universidad de Australia del Sur. También ha estudiado medicina oriental, shiatsu y macrobiótica. Es promotora de salud, consejera e investigadora enfocada en los efectos positivos de la meditación.
Fuente

music