Google+ Followers

Seguidores

Translate

PRINCIPAL

NOTA INFORMATIVA

Quizás también le interese:

Solo puedes acceder,abrir enlace ,en una pestaña nueva sobre el icono.
disculpen las molestias.
Webmaster.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Por el arte sabemos de todas las injusticias del mundo: José Luis Díaz-Granados

OAXACA, OAX., noviembre 7.−Desde hace casi 200 años, enfatiza el poeta José Luis Díaz-Granados, a Colombia cómo le falta practicar lo que dice la frase célebre de Benito Juárez: "El respeto al derecho ajeno es la paz".
En esa época, al país lo erigieron con violencia y con ella ha vivido desde entonces, más dos factores agregados en los últimos tiempos: el flagelo del narcotráfico y la injerencia e influencia de Estados Unidos, expresa en entrevista para E-Oaxaca (www.e-oaxaca.mx) este escritor representante del país invitado de honor de la 34 Feria Internacional de Libro de Oaxaca (FILO) 2014.
Díaz-Granado−Una escena similar a la que, desafortunadamente, hoy vivimos en México− se le plantea al también novelista.
−La prensa de Colombia pregona que la violencia ahí lleva 50 años; los especialistas, los sociólogos, que 60 o 70. No, hay que remontarse al origen: nuestro país suma casi dos siglos de conflictos, desde que el 25 de septiembre de 1828 doce muchachos idealistas se metieron en la casa de Simón Bolívar a intentar asesinarlo porque, según ellos, los había traicionado.
Fallaron. "Huyeron despavoridos del país. El Libertador murió un año y medio después y esos sicarios regresaron. Ezequiel Rojas fundó el Partido Liberal y Mariano Ospina Rodríguez el Partido Conservador, los dos que han gobernado a la nación desde hace casi 200 años: Colombia se fundó con base en esos sicarios".
Luego, esos partidos se apoderaron de las tierras que el Libertador prometió a los ejércitos patriotas y por eso surgieron como 30 movimientos guerrilleros insurgentes que reclamaron aquéllas. Siempre los aplastaron.
−¿La situación de hoy es demasiado compleja como para entenderla?
−Es la misma pero con distintos disfraces. Con la diferencia, desde luego, que se agregó un problema que antes no existía, el del narco que invadió a los medios de comunicación y corrompió a las más altas esferas públicas, a grado tal que ha habido presidentes enredados, contaminados.
"En algunos casos, el narco también se enredó con bloques guerrilleros y, en otros, con grupos paramilitares, quienes defendieron las fincas de los terratenientes contra los guerrilleros".
De acuerdo con Díaz Granados, el flagelo del narcotráfico "desvió muchas de las causas de la guerrilla. En los años cincuenta del siglo XX −cuenta− ocurrió una violencia bipartidista, conservadores contra liberales, la cual finalizó en 1957, cuando fue derrocado el dictador Gustavo Rojas Pinilla. Desde entonces aquellos dos partidos se unieron por intereses económicos y han gobernado al país hasta la actualidad".
En el mismo lapso, exactamente en 1964, comenzó a surgir "la lucha insurgente de bloques como las FARC, ELN, M-19 y Corriente de Renovación Socialista".
Y hoy "están efectuándose conversaciones de paz en La Habana, Cuba, y parece que todo va muy bien. Yo confío, soy optimista".
−¿Qué tanta posibilidad hay de revertir el proceso de violencia que existe hoy en países como Colombia o México?
−Existe alguna ingenuidad entre los analistas porque quieren desconocer un poco la injerencia de Estados Unidos en Colombia. Siempre hay que tomar en cuenta que EU es el país que tiene mayor influencia económica, política e ideológica en nuestros gobiernos.
Sobre todo "porque la extrema derecha colombiana está en contra del proceso de paz", pero, en cambio, en la actualidad los Estados Unidos apoyan éste: "por razones económicas y políticas, el presidente Barack Obama hoy cree que a Colombia le conviene la paz".
Entonces, "la extrema derecha no tiene nada que hacer en relación con la influencia que al respecto puede ejercer EU", por cierto, el "imperio más poderoso que ha producido la Tierra... pero que nunca ha ganado un guerra".
A José Luis Díaz Granados, presidente de la Casa Colombiana de Solidaridad con los Pueblos, le llama la atención que cuando estaba el Muro de Berlín, Richard Nixon, presidente entonces de EU, ordenó el asalto a la presidencia del chileno Salvador Allende, invadió Guatemala y realizó 870 atentados contra el líder cubano Fidel Castro −sin que le haya podido hacer nada−, verbigracia; pero que luego que aquél cayó, "paradójicamente, empezaron a surgir gobiernos de izquierda en América Latina: eso no lo había pensado nadie y nos llena de mucha esperanza a los poetas y pueblos, a la gente buena y noble de este mundo".
−Un escritor, un artista, expuso la escritora española Almudena Grandes, quizá no puede cambiar el mundo, pero un libro sí influye en un lector y otro y otro, ¿es factible que la literatura coopere en un proceso para revertir la situación de violencia y descomposición social que viven países latinoamericanos?
−Lo que dijo Almudena es absolutamente cierto... La poderosa prensa internacional, la CNN y las grandes agencias, arremetieron contra el joven dirigente de Corea del Norte, Kim Jong, lo han presentado, caricaturizado como un loco, un exótico. En contrario, qué puede hacer un historiador que diga la verdad, que aquél no es un loco, si a su libro nadie lo leerá.
En cambio, ahí "está el arte de Pablo Picasso, quien pintó y difundió el cuadro 'Masacre en Corea' −realizado a imitación de 'Los fusilamientos del 3 de Mayo', de Goya−, donde registró cómo mediado el siglo XX los estadounidenses masacraron a un millón de coreanos".
Más: "El arte sí sirve. Estamos enterados de todas las injusticias del mundo por la 'Odisea' y la 'Ilíada', 'El Quijote', 'La Divina Comedia', donde Dante metió al infierno a todos esos cardenales inquisidores italianos; por el 'Canto de amor a Stalingrado', de Pablo Neruda, sabemos que el Ejército Rojo venció a Hitler y no Los Aliados.
"Los colombianos de las generaciones de los años setenta, no sabíamos nada de historia contemporánea. Nos vinimos a enterar que hubo una masacre de obreros en la zona bananera de Magdalena en 1928 gracias a que leímos "Cien años de soledad", de Gabriel García Márquez: ahí está denunciada con pelos y señales esa matanza que perpetró el ejército conservador".
Renato Galicia Miguel / e-oaxaca.mx


Fuente

music